¿Es hora de cambiar de zapatillas?

¿Es hora de cambiar de zapatillas?

Cambiar de zapatillas para correr no es solamente elegir un modelo bonito y llevártelo a casa. Debemos tener en cuenta muchos factores que nos acompañarán durante cada entrenamiento. Pequeños detalles pueden hacer que nos sintamos más cómodos, que tengamos una pisada más estable o, directamente, que abandonemos una carrera.

Pero… ¿Cuándo es el momento para cambiar de zapatillas? Normalmente en cuanto más usamos una zapatilla, más cómodos nos sentimos. Pero debemos tener en cuenta que una zapatilla que usamos normalmente para correr hay que cambiarla antes de los 1000 km aunque depende del terreno en el que entrenamos o de nuestro peso o pisada. Por eso, antes de que terminemos con ellas beberíamos empezar a buscar un nuevo modelo.

Lo primero que aconsejan hacer a la hora de comprar una nueva zapatilla es, una vez que ya has elegido el modelo, probártelas. En el caso del calzado deportivo, en concreto las zapatillas de running, deberemos ponernos las dos zapatillas y no sólo uno ya que tenemos un pie diferente al otro. Todos sabemos que tenemos un pie más largo que el otro, en base a este elegiremos la talla. Deberemos dejar medio centímetro desde el dedo más largo hasta la zapatilla y, aunque nos gusten amplías, no es conveniente dejar más de un centímetro y medio.

Es muy importante a la hora de probárnoslas atar los cordones ya que debemos comprobar el ajuste de la zapatilla al empeine. La estabilidad depende principalmente de esta parte pero tampoco podemos permitir que nos resulte demasiado prieta. Esto debemos asegurarlo sobretodo si tenemos el pie ancho ya que es más común que suceda.

Una vez que tengamos las dos zapatillas en los pies y atemos ambos cordones deberemos caminar con ellas puestas para valorar las prestaciones que buscábamos en ellas como la ligereza, la comodidad o la flexibilidad aunque habrá algunas facetas que sólo apreciaremos a la hora de correr como la estabilidad o la amortiguación. Después de un entrenamiento o de varias horas caminando o de pies, el pie estará más dilatado dentro de la zapatilla y apreciaremos nuevos detalles como si alguna parte nos roza o alguna costura nos molesta.

Siempre debemos ir a comprar las nuevas zapatillas con los calcetines que usaremos con ellas. Es algo que normalmente no hacemos ya que solemos llevar otra ropa diferente cuando vamos de compras y los calcetines suelen ser más finos. De la misma forma que si usamos plantillas para corregir la pisada nunca estará de más ver si se ajusta a la suela. Un consejo para los que usan plantillas correctoras es usar zapatillas neutras ya que la plantilla hará su trabajo sin interferir con la zapatilla.

Vale, hemos elegido zapatillas. Nuestra plantilla está lista y el ajuste es el deseado. Nos las pondremos para estar en casa, hacer la compra, ir a trabajar (si es posible)… la cosa es no ponérnoslas directamente para correr, sino esperar unos días de uso hasta que estén adaptadas a nuestros pies y viceversa antes de usarlas para entrenar. En ocasiones hasta que nos sentimos cómodos con unas nuevas deportivas (sobretodo cuando cambiamos de marca o de modelo) pueden pasar hasta dos semanas.

Según vamos conociendo nuestra nueva zapatilla podemos ir probando con diferentes lazadas según la forma de nuestro pie como vimos en uno de los últimos artículos. Si no estás seguro de que lazada se ajustará mejor a tu nuevo calzado para sentirte cómodo puedes ir probando a cambiarla antes de cada entrenamiento hasta que des con la correcta.

¿Nos recomiendas más pautas a tener en cuenta a la hora de buscar unas nuevas zapatillas? Recopilaremos vuestros comentarios y seguiremos hablando sobre el tema.

Blog archives

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu