Trocanteritis: cómo lidiar con el dolor

Trocanteritis: cómo lidiar con el dolor

En artículos anteriores ya hemos hablado sobre las comunes lesiones entre los corredores, sobretodo en el momento de retomar la rutina de entrenamientos y en aquellos que empiezan de cero. Puedes recuperar el post sobre las 3 lesiones más comunes aquí.

Hoy estamos hablando de una lesión en concreto, la trocanteritis, cuyas causas también hemos contado anteriormente. Ahora es el momento de conocer un poco más sobre este molesto problema, cómo es su tratamiento y cómo podemos disminuir el dolor.

Cuando la bursa de la cadera duele es porque esta se ha inflamado. Es la más común de las trocanteritis a pesar de que contamos con más de 160 bursas entre hombros, caderas y rodillas protegiendo nuestros músculos y tendones de las protuberancias de los huesos y ayudando al deslizamiento correcto entre ellos. Este problema es numerosamente más común en mujeres que en hombres.

Normalmente con un par de visitas al osteópata conseguimos desbloquear la quinta vértebra a la altura de la zona lumbar liberando también la zona de la pelvis y, como vimos, de la inserción del trocante. Esto lo hacen principalmente con métodos de estiramiento de los músculos implicados en la zona de la cadera. Estos estiramientos deben ser guiados y realizados con un fisioterapeuta acompañándolos de unos ejercicios que ayudan a la estabilización de la zona lumbar para impedir que vuelva a aparecer la lesión en el mayor tiempo posible.

Hasta la cita con el fisioterapeuta (o con el osteópata) el médico que detecta el problema suele recetarnos antiinflamatorios e, incluso, infiltraciones de cortisona para calmar el dolor. El problema de estos tratamientos es que solamente quita el dolor por un momento pero no cura la lesión. Por lo que podemos confiarnos de que el dolor ha desaparecido durante el tiempo que los medicamentos están haciendo efecto pero, en cuanto los dejemos volverá el dolor ya que el problema no se ha solucionado en ningún momento.

A mayores de cualquier tratamiento, como entrenadora siempre aconsejo en estos casos al igual que otras muchas lesiones, un buen control de la alimentación y del estrés ya que, si la causa no ha sido un traumatismo, en muchas ocasiones puede ir ligada a otro tipo de problemas. Así como no obviar los tratamientos con un buen especialista ya optes por elegir un fisioterapeuta o un osteópata. Cada uno de ellos tratará el problema de una forma diferente pero los dos trabajarán sobre la causa del problema, con lo que consiguen que desaparezca la lesión y no solamente que mengue el dolor por un tiempo limitado.

A la hora de tratar la trocanteriris debemos tener en cuenta cuál es el lado predominante. Es decir, en que lado sentimos mayor dolor. Normalmente, la causa del problema hace que el dolor aparezca en un lado o en el otro lo que nos puede dar pistas de cómo solucionar la lesión.

Una recomendación ante los primeros síntomas es usar hielo hasta cuatro veces al día. Esto, unido a la toma de los antiinflamatorios, hará que la inflamación vaya bajando. Si conseguimos mantenerla baja durante el tiempo suficiente es posible que la zona se libere y el dolor no vuelva de forma tan intensa.

Es muy importante no forzar la zona y evitar los ejercicios que nos generen dolor, así como apoyarse o tumbarse sobre el lado afectado al dormir. Sin embargo, estar parado durante un largo periodo de tiempo también empeora el dolor por eso hay que asegurarse de estar apoyado sobre una superficie blanda y repartiendo el peso sobre ambos lados para quitarle tensión a la zona afectada.

Según vaya desapareciendo el dolor es aconsejable fortalecer la zona y realizar movimientos y estiramientos para mejorar la circulación de la zona y evitar futuras infamaciones.

Posted on 16/07/2018 Home, Entrenamiento, Consejos y... 316

Blog archives

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu