CONSEJOS PARA PREPARAR PRUEBAS FISICAS

CONSEJOS PARA PREPARAR PRUEBAS FISICAS

Muchas personas acuden a un entrenador personal durante la preparación de oposiciones para superar las pruebas físicas y quería explicaros ciertas pautas que debemos tener en cuenta antes de empezar a entrenar. Nos podemos encontrar en 3 situaciones:

-          Eres un deportista nato y no puedes pasar un día sin entrenar

-          Te gusta el deporte y lo practicas de vez en cuando

-          Sólo vas a moverte para superar las pruebas y al sofá

 

En el primer caso no hay problema. Simplemente debemos entrenar específicamente las pruebas que sabemos que tocarán y perfeccionar la técnica. Normalmente basta con empezar 3 meses antes y te permite seguir con tus entrenamientos habituales.

Si eres de los que se hace una clase de spinning a la semana y un par de sesiones de pesas tampoco lo tienes muy difícil. Lo peor es coger el hábito de ejercicio y tú eso ya lo tienes, sólo tienes que sustituir el deporte que haces ahora por sesiones más enfocadas a las pruebas en cuestión sin dejar de practicar las competencias generales como resistencia, fuerza, velocidad… seguramente te toque calzarte tus zapatillas salir a correr más de lo que pensabas o, puede que te salgan unas cuantas ampollas en las manos. Pero si ya tienes un ritmo de entrenamiento basta con dirigirlos hacia nuestro objetivo.

En el caso de que seas de la tercera opción… ¡deja de leer y ponte a entrenar! No basta con prepararte las 4 o 5 pruebas específicas 3 meses antes. Para hacer entrenamientos centrados en ciertos movimientos o ejercicios primero tenemos que tener una base tanto de fuerza como de resistencia, pero, lo más importante aún, tenemos que tener un cuerpo preparado. Es posible hacer 15 dominadas si nunca has hecho nada. Lo es. Pero también es mucho más posible que a un mes de la prueba te lesiones por descompensación, por sobrecarga o por tirarte desde lo alto de la barra y hacerte daño en las rodillas. Hay cuestiones que no se pueden evitar, pero si partes de un cuerpo preparado, cualquier ejercicio será más fácil de realizar y los entrenamientos serán más efectivos. Hazte con un buen equipamiento deportivo. Puede parecerte una bobada pero unas buenas zapatillas de running te ayudaran a mejorar tus marcas y evitar dolores en articulaciones y espalda. Prendas térmicas para entrenar en invierno, evitarás resfriados que te impidan entrenar las siguientes dos semanas. Pantalones adecuados, guantes, sujeciones… todo lo que creas necesario para mejorar tus entrenamientos nunca estará de más. Considéralo una inversión.

Si estás metido en el mundo de las oposiciones seguro que conoces a mucha gente con problemas de lumbar o rodillas. En la carrera, por ejemplo, no vale con conseguir un ritmo rápido. En cuanto empieces a entrenar fuerte, si tu core (la zona que rodea el abdomen a modo de cinturón) no está fuerte todo tu cuerpo se descompensa y vienen las lesiones de espalda o pubalgias. Si pretendes hacer un salto de longitud pero tus tobillos son débiles tienes 10 veces más de posibilidades de caer mal. Si consigues fuerza en la espalda para sostener una dominada 20 segundos pero no has trabajado nunca el brazo terminaras con una sobrecarga en el antebrazo que no podrás ni coger el boli.

Otro dato que debemos tener en cuenta es que no sirve con conseguir las marcas necesarias en los entrenamientos. Tenemos que entrenar para hacer mucho más de lo que exigen. Y no es para ir de sobrado no, pero piensa: ese día estarás nervioso (los nervios reducen significativamente nuestro rendimiento mental y físico por lo que ese día jugarán en nuestra contra), puedes estar enfermo ya sea por los nervios que te han puesto mal estómago y no hemos podido comer lo suficiente, por una lesión en cualquier parte del cuerpo, por dolor de garganta o por un dolor de cabeza que te lleva dando la lata toda la semana. Otra de las cosas que nos puede pasar es que no hayamos descansado bien la noche anterior y, otra cosa no, pero no dormir repercute directamente sobre el ejercicio físico. A esto súmale la tensión del momento, el miedo a no superarlo y el tembleque que te entra por todo el cuerpo cuando escuchas tu apellido.

Si entrenamos para sobresalir sobre las marcas que nos exigen, no pasaría nada en el caso de que nuestro rendimiento bajara ese día ya que podrás seguir superando la prueba. Parece fácil de entender pero mucha gente durante la preparación empieza con esta idea y, cuando consigue los tiempos, la longitud o las repeticiones que piden se relajan y llegan a ese día justitos. Así que tenlo en cuenta, apúntalo en un post it entre tus apuntes o ponte una alarma en el móvil pero que no se te olvide la conclusión de todo esto: Entrena para marcas mayores de las que exigen y prepara tu cuerpo en general.

¿Qué consejo le darías a los futuros opositores?

Posted on 23/01/2018 Entrenamiento, Consejos y... 1877

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu