Lesiones comunes en los corredores

Lesiones comunes en los corredores

Hace mucho tiempo que no hablamos sobre el tema de las lesiones y, para los que son nuevos por aquí pero también para los que nos leeis semanalmente desde que empezamos, nunca está de más repasar las lesiones más clásicas con las que nos podemos topar durante nuestra trayectoria en el mundo del running.

En artículos anteriores hablábamos que con el buen tiempo y con las ganas repentinas de hacer deporte y ponerse en las personas que se calzan sus zapatillas de running y salen a recorrer las calles de la ciudad aumentan considerablemente y, con ellas, aumenta también el numero de lesiones.

Es importante conocer las principales lesiones que se pueden cruzar en nuestro camino para poder identificarlas y curarlas lo antes posible ya que una lesión mal curada puede mantenernos alejados de las calles más tiempo del que desearíamos e, incluso, convertirse en una lesión crónica que nos retire del running definitivamente.

Algunas de las lesiones de las que ya hemos hablado con anterioridad, aunque si alguno os interesa en concreto podemos dedicarle un artículo independiente, han sido los tirones musculares, los esguinces de tobillo o la gran temida fascitis plantar.

 

Haciendo un breve resumen de estas tres, podemos enumerar los siguientes puntos:

Tirón muscular:

Suele ir ligado a un pequeño desgarro en el músculo. Aparece con estiramientos incorrectos o un mal movimiento sin un previo calentamiento indicado para la actividad que vamos a realizar posteriormente. Lo que no debemos hacer es seguir estirando y forzando la zona intentando disminuir el dolor.

 

Esguince de Tobillo

Quizás más escandaloso en un primer momento ya que la articulación suele inflamarse casi inmediatamente impidiendo a veces incluso quitarnos la zapatilla. Suele venir con un dolor intenso ya que los ligamentos del tobillo se desgarran. La realización de movimientos estará limitada hasta su recuperación.

Fascitis plantar

Una lesión que no aparece por un mal movimiento puntual ni por una falta de calentamiento ya que esta lesión consiste en la inflamación de la planta del pie produciendo un dolor más o menos intenso desde los dedos hasta el talón impidiendo el apoyo correcto del pie en el suelo. En cuanto antes acudas al médico en estos casos más fácil será que puedas terminar con esta dolencia ya que en cuanto más la dejemos pasar sin tratamiento más irá empeorando. Hielo y paciencia para mantener unos días de descanso antes de volver a recorrer el asfalto.

Hoy os añado una nueva dolencia poco conocida como lesión pero muy presente en las piernas de los corredores y otros deportistas.

Hablamos del “estrés de la Tibia”

El estrés tibial es fácilmente reconocible por un dolor intenso y bastante molesto en la parte delantera de la pierna que recorre la espinilla normalmente por uno de los laterales. Normalmente este dolor aparece al aumentar las distancias o la fuerza (si hacemos cuestas por ejemplo).

Pero esta dolencia no aparece sólo en runners por un exceso de carga sino que puede aparecer en momentos cotidianos como cuando caminamos por la playa o los primeros días de empezar a usar chanclas cuando llega el calor. Esto sucede por la tensión que tiene esa zona al elevar la puntera para sujetar la chancla o para sacar el pie de la arena.

En cuanto a la lesión entre los corredores suele disminuir si administran bien los entrenamientos en cuanto a intensidades pero también teniendo en cuenta los días de descanso. Es una lesión que suele durar mucho tiempo ya que el dolor es incómodo pero no demasiado fuerte como para impedirnos correr por lo que solemos “dejarlo pasar” en vez de tomar unos días de descanso en los entrenamientos y usarlos como tiempo de reposo.

Posted on 26/07/2019 Home, Entrenamiento, Consejos y... 316

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu