Los ejercicios con salto y tu salud articular

Los ejercicios con salto y tu salud articular

Los saltos de cualquier tipo cada vez están más insertados en entrenamientos de cualquier clase pero especialmente en entrenamientos de alta intensidad como los Hiit o el crossfit que incluye alguna modalidad de salto en casi todos los ejercicios. Pero los movimientos funcionales están siendo cada vez más comunes en el resto de entrenamientos tanto de fuerza, resistencia, tonificación o en los destinados a la pérdida de peso.

En mi caso, meter saltos entre los circuitos de fuerza o resistencia, es una de las mejores formas para aumentar la intensidad de las clases. En los circuitos trabajamos por tiempo por lo que cada uno puede “dosificar” su energía según su nivel por lo que si trabajamos, por ejemplo, durante 30 segundos de sentadilla con salto, aquellos que ya llevan más tiempo lograrán hacer hasta 20 saltos mientras que los que tienen un nivel más bajo igual sólo pueden hacer 4, pero poco a poco irán aumentando las repeticiones, la intensidad e incluso la altura de los saltos.

A mis clases vienen varias personas con problemas de rodillas, en un principio todos tienen pánico a los saltos y durante las primeras semanas de entrenamiento siempre solemos buscar un ejercicio que sustituya a los saltos. Al ir subiendo el nivel y ver que todos los ejercicios van mejorando en fuerza y en ejecución, cada uno de los alumnos con problemas de rodillas a su ritmo llega un día en el que deciden probar con los saltos. No todos realizan las series completas el primer día, quizás por miedo o por molestia, pero cualquier ejercicio es bueno para empezar, aunque sean en un principio simplemente dos saltos y no volver a intentarlo hasta la siguiente semana. Sin embargo, sorprendentemente hay muchas de estas personas que se empiezan a sentir cómodos con los ejercicios que incluyen salto como skipping, saltos a la comba o sentadillas aéreas con cuerdas de suspensión.

¿Qué pasa en nuestras articulaciones?

Las articulaciones, en este caso en concreto las rodillas, contienen un tejido principal que es el cartílago. La función del cartílago es la de proteger al hueso que está cubriendo y depende del uso que le demos tanto en intensidad, el numero de veces que entrenemos a la semana o la técnica que empleemos al ejecutar los movimientos este se desgastará más o menos.

El cartílago es un tejido frágil y fácil de lesionar con malos movimientos o golpes muy fuertes pero, con un buen cuidado, el cartílago no se estropea de un día para otro. Se nutre del hueso y del líquido sinovial, el famoso “líquido” que se sale de las rodillas cuando aparece una lesión. Al no tener flujo sanguíneo propio es difícil de recuperar y en muchos casos es imposible que vuelva a su estado óptimo.

Posted on 24/05/2019 Home, Running, Entrenamiento, Consejos y... 493

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu