Una tostada para dormir mejor

Una tostada para dormir mejor

Muchas veces las personas que quieren cuidarse un poquito más en su alimentación, cuando vienen al gimnasio, me preguntan: “Oye Sheila, ¿puedo desayunar tostadas?” Esta pregunta es tan amplia como si dices que vas a pintar la habitación de algún color. ¡Claro que puedes desayunar tostadas! Y merendarlas y cenarlas pero, ¿tostadas con qué?

Hoy os dejo aquí una de las opciones que podemos utilizar en una alimentación sana y equilibrada, la cual nos ayudará a obtener un aporte nutricional positivo dejando de lado las calorías vacías que nos pudiera suponer una tostada de mantequilla o de crema de cacao.

¿Una tostada después de cenar?

Si eres de los que te pasa como a mi que antes de ir a la cama asaltarías la nevera y arrasarías hasta el Tupper de albóndigas que sobraron ayer esta opción te va a encantar. La verdad es que a mi, y a la mayoría de seres humanos del planeta, cuando me entra ese gusanillo de comida antes de irme a la cama siempre pienso en algo dulce y es así porque el cuerpo descansa más tranquilo si le damos un pequeño aporte de glucosa antes de irnos a la cama. Un vaso con Cola Cao, unas galletas o media tableta de chocolate suelen ser los recursos más usados en estos casos pero hoy os enseño una opción más saludable.

Para empezar debemos dejar a un lado ese temor eterno por no comer hidratos y, en concreto, pan por las noches. El consumo de hidratos de carbono debe ser valorado a lo largo del día y no dependiendo de la hora en la que estemos. Es decir si nuestro cuerpo necesita X gramos de carbohidratos los va a necesitar sea la hora que sea y las calorías de esos alimentos serán las mismas a primera hora de la mañana que a última hora de la noche. Entonces ¿por qué se eliminan los hidratos de carbono a partir de cierta hora del día en las dietas destinadas a la pérdida de peso? Aunque este artículo no trate sobre este asunto es un tema que me gusta dejar siempre claro. Los hidratos de carbono aportan energía que tu cuerpo necesitará a lo largo del día para realizar ciertas tareas cotidianas como trabajar, hacer tu rutina en el gimnasio o estudiar. Las dietas suelen organizar este consumo de hidratos en las horas del día que más energía va a necesitar nuestro cuerpo alejando el consumo de este nutriente de la hora de dormir en la que no va a ser necesario este aporte extra. Es decir, no es que los hidratos de carbono engorden más si los tomamos por la noche, es que seguramente lleguemos a la cena o, incluso a la merienda, con los valores estimados de hidratos de carbono ya consumidos y, en la mayoría de los casos, superados. Por eso se suele omitir el consumo de este macronutriente a última hora del día, pero si no hemos consumido la cantidad recomendada a lo largo del día no existirá ningún problema en repartir lo que nos falta a lo largo de la merienda o la cena

También depende de la hora a la que hayamos gastado más energía, por ejemplo si hemos realizado un entrenamiento de fuerza a última hora de la tarde es conveniente para nuestros músculos haber comido hidratos antes del entrenamiento para preparar los músculos y llenarlos de glucógenos que nos dará energía y también después, aunque la siguiente comida sea la cena, para ayudar a una mejor recuperación y cargar todas esas reservas que hemos agotado.

La opción de tostada que me gusta utilizar en estos casos lleva:

-          Pan proteínico

-          Requesón

-          Fresas

Esta opción nos aporta vitamina B6 y, además, el requesón se suele incluir por las noches porque ayuda a la producción de melatonina lo que nos ayudará a dormir mejor ya que es una hormona encargada de regular el sueño. Las fresas le darán el toque dulce que buscamos a estas horas. También puedes añadirle sirope 0% o chocolate sin azúcar rallado.

Posted on 24/05/2019 Home, Productos y características... 340

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu