¿Qué y cuánto café tomas?

¿Qué y cuánto café tomas?

Hace pocas semanas hablamos de los efectos que puede llegar a tener el café sobre nuestro organismo y cómo debemos conocerlo para poder usarlos a nuestro favor tanto en entrenamientos como durante una carrera. Hoy vamos a enumerar los tipos diferentes de café que podemos tomar y también la dosis más recomendada con sus posibles efectos.

Para empezar deberemos conocer los tipos de café que vamos a encontrar en el supermercado para poder elegir el que más nos conviene. Principalmente nos encontraremos con 4 tipos aunque últimamente con la llegada de las cafeteras de cápsulas podemos encontrar millones de combinaciones y sabores de cafés para todos los gustos. Pero todas estas variantes no son más que versiones de los cuatro básicos que hemos encontrado toda la vida “aliñados” con unas cuantas infusiones o simplemente con saborizantes en el peor de los casos.

Los cuatro tipos clásicos de café entre los que podemos elegir son: café natural, torrefacto, mezcla o soluble:

-          El café natural es aquel que han tostado sin ningún tipo de aditivo y es el más recomendable ya que es la versión más pura de café que podemos aportar a nuestro organismo. Afortunadamente es de los que más consumimos en España, aproximadamente un 70% del consumo de café es de grano natural tostado del que más del 30% es de consumo doméstico. Lo que quiere decir que por norma general, sabemos elegir bien.

-          Torrefacto. Es el tipo de café al que le han añadido azúcar para cambiar su sabor. Este tipo de café es difícil encontrarlo en países extranjeros ya que la mayor parte de su consumo es en España y en Portugal.

-          Cuando mezclamos el café torrefacto con café natural aparece el conocido como Mezcla. Las diferentes mezclas varían en función del sabor que se quiera conseguir, principalmente pensando en quién será el consumidor final ya que dependiendo del país la preferencia por el sabor del café varía. Aquí incluiríamos toda la cantidad de variaciones de las que hablábamos antes en el momento que las combinan con otros granos o infusiones.

Soluble. Muy conocido en el ámbito doméstico por su facilidad y rapidez, aunque no suele ser amigo de los amantes del café. Existe de dos tipos: el instantáneo para aquellos que se toman un café ocasionalmente y el descafeinado para que no te acelere demasiado.

Además de todo esto sabemos que podemos encontrar la cafeína directamente en cápsulas incluso hay en el mercado diferentes suplementos para la pérdida de grasa y para la activación preentrenamiento que incluyen la cafeína entre sus principales ingredientes. Si estás interesado en este tipo de suplementos házmelo saber escribiendo un comentario abajo o escribiéndome en redes sociales (@asidebien y @tiendadepor) y tendrás tu artículo dedicado a los suplementos con cafeína tan conocidos entre runners.

Ahora hablemos de las dosis. Incluso los más defensores del café te dirán que debes controlar la cantidad de cafeína que consumes al día porque puede ser muy perjudicial para tu salud. Podemos encontrarnos en un estado normal sin apreciar apenas cambios en nuestro cuerpo si tomamos unos 95mg de cafeína al día. Si la consumimos en forma de suplemento es fácil de calcular pero para los que lo toman a modo de café calcularemos que el tamaño de una taza clásica de desayuno son unos 30 centilitros de café que serían unos 100mg de cafeína.

Sin embargo el consumidor de café medio en España consume casi 4 cafés al día entre semana (los fines de semana nos permitimos bajar el ritmo de vida y no abusamos tanto de esta bebida) por lo que pasamos la dosis que mencionábamos antes manteniendo nuestro cuerpo quizás demasiado activo y más alterado de lo normal.

Los 400mg de cafeína son los que nunca deberíamos alcanzar que equivaldrían a unos 95 cl de café. Es muchísimo pero hay muchas personas que están en el umbral de esta cantidad. Si pasas de los 500mg de cafeína la dosis puede ser mortal acelerando el ritmo de tu corazón hasta un posible colapso cardiaco.

Siempre debemos tener en cuenta que depende de muchísimos factores como nuestra tolerancia a los estimulantes, la alimentación que llevemos a lo largo del dí, el resto de productos estimulantes o relajantes con los que lo combinamos y también el tipo de café que consumimos ya que no todos contienen la misma cantidad de cafeína… Las cifras son aproximadas.

Posted on 15/04/2019 Home, Alimentación y dietas 70

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu