Las dudas de correr cuando el Sol empieza a brillar

Las dudas de correr cuando el Sol empieza a brillar

Estamos en una época del año en la que si paseamos por las calles de la ciudad aún podemos ver a personas con los abrigos que llevaríamos puestos para pasar un día en la nieve mientras se cruzan con otros en pantalón corto.

Esto mismo sucede cuando salimos a correr. Encontramos a algunos que siguen llevando la equipación de pleno invierno con sus prendas de GoreTex, bragas, guantes y abrigo y ya los hay que han guardado las mallas largas y salen en short y manga corta en cuanto ven los primeros rayos de Sol.

Con estos cambios de tiempo es muy fácil caer enfermo y tener problemas de garganta por lo que es conveniente seguir algunos consejos y no dejarse llevar por lo que intuimos al asomarnos por la ventana. A estas alturas del año, puede que el Sol no esté cubierto por nubes y ya se marquen las sombras entre las calles pero al salir del portal recordamos que aún no ha llegado la primavera.

Por eso una de las principales recomendaciones si vas a salir a correr estos días es que lleves ropa que traspire. No te arriesgues con prendas baratas que combinan perfectamente con el tono de tus zapatillas. Para que una prenda tenga buena calidad de transpiración deben ser prendas técnicas preferiblemente que no sean de algodón ni mucho menos de lana ya que estos materiales lo único que hacen es provocar más sudor y junto con una chaqueta poco adecuada puede crear una sensación muy desagradable en la piel. Correr cuando hace frío y la prenda que tiene contacto con la piel esta sudada es una experiencia muy poco aconsejable y, más aún cuando todavía llevamos chaqueta impermeable o cortavientos encima.

Todo se complica más si nos alejamos de la ciudad y decidimos salir a correr a la montaña. Estos entrenamientos requieren ir más preparado ya que allí el tiempo puede ser más variable y además puede sufrir cambios bruscos. Normalmente en estas salidas siempre se suele llevar una mochila así que aprovecharemos para llevar algunas prendas para ir prevenidos. Lo mejor es llevar una prenda impermeable o de abrigo y si tardamos en llegar a casa en la vuelta no está de más llevar calcetines de repuesto por si se nos mojan. Aunque cuando preparamos la salida el tiempo no avisara de lluvias o fríos intensos puede que al subir haga aire y la sensación térmica sea mucho más baja de lo que teníamos pensado y agradezcamos haber metido una cazadora extra. Lo mismo puede pasarnos con el agua, no tiene por qué ponerse a llover mientras estamos corriendo por la montaña pero es posible que nos topemos con algún que otro charco o zonas embarradas y nuestros calcetines terminen mojados. ¡No hay nada peor que pasar frío con los pies mojados!

Aunque todo esto te de mucha pereza sólo con pensarlo acuérdate del calor que pasabas en verano cuando ibas buscando la sombra pegado a las paredes. Del calor no podemos escapar ni llevar vestuario extra en la mochila. A pesar de eso, existen los corredores capaces de correr a altas temperaturas como si nada, pero son más aquellos que resisten el frío y no se quedan en casa ni cuando el termómetro roza los cero grados.

El mejor consejo que puedes tomar es que te guíes por el sentido común recordando siempre que la percepción de la temperatura cuando estás corriendo es unos 10 grados más que la real pero no quiere decir que haga buen tiempo. Sigues respirando aire frío y tu temperatura bajará rápidamente en cuanto pares.

Posted on 22/03/2019 Home, Running, Entrenamiento, Consejos y... 179

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu