Remedios naturales para el dolor de las articulaciones y los músculos

Remedios naturales para el dolor de las articulaciones y los músculos

Si después tus entrenamientos te sientes congestionado, si llevas 8 horas trabajando sentado en una silla enfrente del ordenados y tienes el cuello que no aguante ni un minuto más, si al levantarte por la mañana parece que lo has hecho en el cuerpo de una persona de 80años… quizás sea el momento de plantearte buscar alguna ayuda que puedas tomar de forma habitual sin preocuparte de los efectos secundarios. Y es que cada vez recurrimos más a los métodos que anuncian en la televisión: antiiflamatorios para los dolores articulares, pomadas calmantes para nuestros músculos, pastillas para el dolor de cabeza… pero ¿son realmente el único remedio?

La verdad es que la naturaleza nos ofrece una gran cantidad de remedios que tenemos a nuestra plena disposición para las dolencias que ya tienen nombre: tortícolis, lumbalgias, síndrome del túnel carpiano… Sin duda lo primero que debemos hacer antes de pensar qué remedio natural nos puede venir mejor es identificar la raíz del problema que puede ser causado por una mala postura durante un tiempo prolongado, por un sobreentrenamiento, por movimientos indebidos… Una vez identificado el lugar de origen, como es normal, deberemos intentar corregirlo siendo conscientes de que cierto hecho nos causa dolor posterior. Y es que en la mayoría de las ocasiones no somos conscientes de que nos va a provocar dolencias hasta que estas no llegan porque durante el ejercicio en si (o la mala postura) el dolor es inexistente.

Una vez que el dolor ha aparecido podemos recurrir a las alternativas naturales como un apoyo para reducir las molestias dependiendo de lo que necesitemos:

Efecto analgésico

La arnica montana (conocida como árnica) es quizás el mejor remedio para reducir inflamaciones articulares o dolores causados por una mala pisada por ejemplo como una luxación. Lo que hace esta planta es relajar el músculo desinflamándolo con un método sencillo: activando la circulación en la zona. La forma que más me gusta es infusionando la planta en agua y colocando compresas calientes sobre la zona afectada.

Sin duda uno de los remedios que más he utilizado en una de mis lesiones ha sido el harpagofito. Esta raíz se recomienda sobretodo en dolores crónicos como artritis o neuralgias. En mi caso lo utilizo durante los contrastes de agua fría y caliente. En el cubo de agua caliente uso agua infusionada con este tubérculo mientras que el agua fría está limpia. También se puede poner directamente en un paño húmedo sobre la zona incluso podemos tomarla en cápsulas.

Dolores musculares

Si no lo has escuchado nunca seguro que te sorprenderá saber que algunos alimentos picantes como la cayena son muy eficaces contra los dolores en músculos y tendones pero no es muy recomendable usarlos con frecuencia ya que el contacto con la piel puede causar irritación.

Dolores de huesos

El ácido salicílico al que recurrimos cuando compramos la famosa Aspirina podemos encontrarlo en la naturaleza en plantas como el viburno que podemos usarlo para dolores de cuello o espalda. Lo puedes tomar en infusión combinado con valeriana.

Existen muchos otros remedios naturales que pueden ayudarnos a mejorar en nuestros entrenamientos, a sentirnos más cómodos y a hacer que nuestro cuerpo y nuestros músculos trabajen más eficazmente. El próximo día hablaremos sobre los mejores remedios naturales para descansar antes y después de las competiciones ¿tienes alguna sugerencia?

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu