Sácale el máximo partido a tus zapatillas

Sácale el máximo partido a tus zapatillas

A estas alturas todos conocemos ya la importancia de tener n buen par de zapatillas de running tanto para nuestros entrenamientos como para las carreras. Lo que igual no sabemos es sacarle el máximo partido a estas zapatillas.

Existen varios factores que pueden afectar y hacer que una zapatilla de running nos resulte más o menos cómoda llegando incluso a pasar de odiarla porque nos hace heridas al correr a ser nuestro imprescindible en cada entrenamiento. Algunos de estos factores que pueden afectar a la comodidad y trabajo de una deportiva son, por ejemplo, los calcetines que usamos con ellas pero también cómo atamos los cordones antes de salir a correr. Sobre este tema ya hablamos en el artículo “Cómo atar tus zapatillas para hacer running” donde os explicaba diferentes formas de colocar los cordones en los diferentes agujeros en función de la forma de nuestro pie y también descubríamos para qué sirve el último agujero doble que encontramos en la parte final de la fila de agujeros.

 

Puedes echarle un vistazo a este artículo la próxima vez que coloques los cordones de tus zapatillas e ir probando diferentes formas de ajustarlos hasta dar con la más adecuada para tu pie. Hoy vamos a repasar otros aspectos que debemos tener en cuenta tanto a la hora de abrochar los cordones como de comprarnos unas nuevas zapatillas para salir a correr.

Una de las primeras cosas que debemos tener siempre presentes es que, independientemente de la época del año o de la temperatura que haga en el momento del entrenamiento, los pies se hinchan siempre al correr. Esto influye en dos momentos esenciales: antes de empezar a correr procura no apretar demasiado tus cordones ya que a medida que vayas avanzando vas a notar más presión y, en el momento de probarte una nueva zapatilla, procura no comprarla demasiado ajustada por esta misma razón, piensa que tu pie no estará en las mismas condiciones durante una jornada de compras que durante media maratón.

Entre estos dos momentos (el momento de compra y el de atar los cordones antes de empezar a correr) tenemos que tener en cuenta otros aspectos, alguno de ellos ya los hemos enumerado en otras ocasiones:

-      No estrenes zapatillas el día de la carrera. Tampoco otras partes de la equipación como mallas o calcetines. Es mejor llevar cosas que sabes que funcionan y que no te molesta pero ¡cuidado! Tampoco algo tan desgastado que pueda romperse en medio de la competición. Si te compras algo nuevo intenta amoldarlo al menos durante dos semanas de entrenamiento antes de que te acompañen a un evento.

-      Infórmate sobre cuál es la mejor zapatilla de running para tus características. No te dejes llevar por la moda o los colores. Piensa en el tipo de carrera que haces, el suelo por el que vas a moverte, factores de tu cuerpo como sexo o peso y, cómo no, la forma de tu pie y el tipo de pisada. Si estás my perdido con el tema siempre puedes acercarte a una tienda especializada o leer artículos sobre los tipos de pisada.

-      Las zapatillas tienen fecha de caducidad. Normalmente en la ficha técnica de cada modelo la marca incluye el número de kilómetros durante los que la deportiva mantendrá sus propiedades intactas. Esta vida de la zapatilla cada vez es mayor pero debemos tenerla en cuenta para ir echándole el ojo a algún nuevo modelo antes de que las que tenemos decidan no jugar más.

-      El dedo gordo no debe rozar en la puntera de la zapatilla. Piensa que en cada zancada el pie se deslizará hacia delante por lo que debemos tener un margen para que el pié se mueva sin destrozarlos los dedos ni las uñas de un centímetro aproximadamente.

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu