La barrera de los 40, ¿es un buen objetivo?

La barrera de los 40, ¿es un buen objetivo?

Igual que cuando soplamos las velas de los 39 años, la barrera de los 40 minutos marca un antes y un después en la vida de un corredor ya que correr por debajo de los cuatro minutos el kilómetro durante una carrera de 10 supone, sin ninguna duda, un aumento en el nivel del corredor que ya no es tan “popular” ya que empieza a destacar entre el resto de personas que suelen participar en este tipo de carreras. Aún así no debemos emocionarnos ya que, que hayamos superado esta barrera es un gran logro pero puede ser (y suele serlo en la gran mayoría de los casos) que sólo nos diferencie del resto de personas que han corrido por encima de los 40min un cambio cuantitativo, sólo nos supone un número, pero en cuanto a calidad de carrera no tenemos porque ser mejores que los demás, así que no te confíes.

En muchas ocasiones no somos capaces de bajar esta línea durante las carreras a pesar de correr a menudo por debajo de los 4 minutos sin ningún problema en entrenamientos de intervalos en los que vamos combinando diferentes velocidades. Lo que debemos hacer es ir eliminando intervalos e ir aumentando el tiempo o la distancia que corremos a la velocidad deseada, cosa que no es tan sencilla cuando llevas poco tiempo en el mundo del running. Y con poco tiempo no me refiero a 3 o 4 meses, sino a unos pocos años. Así que no te desanimes.

Hay varios problemas o inconvenientes que pueden frenarte en la búsqueda del tiempo soñado y, sin duda, no me cansaré de decir que las mejores personas para ayudarte a detectar estos lastres que llevas contigo durante los entrenamientos y, en especial, a lo largo de las carreras son los entrenadores profesionales. Un buen entrenador para runners sabrá detectar cuál es la capacidad que te está fallando y te preparará un plan de entrenamiento personalizado para tus circunstancias que te ayudará a mejorar los puntos débiles reforzando tus mejores cualidades a la hora de correr para así sacar el máximo partido a cada uno de tus entrenamientos.

Al principio, cuando nos iniciamos en el mundo de las carreras, lo normal es que no tengamos ningún objetivo relacionado con el cronómetro pero, es verdad, que en cuanto más vamos mejorando y más cómodos nos sentimos con este tipo de ejercicio, más nos pica el gusanillo de saber en cuánto está nuestro kilómetro y la curiosidad de saber en cuánto podremos mejorarlo. Esto tiene su parte buena y, cómo no, su parte no tan buena. El lado positivo de estos mini (o a veces no tan minis) objetivos relacionados con los tiempos es que se convierten en la motivación para continuar con nuestros entrenamientos y sobre todo para no estancarnos y hacer siempre las mismas series y trabajando en intervalos que terminan resultándonos cómodos y hasta aburridos en muchas ocasiones. La parte mala viene cuando marcamos esos objetivos demasiado altos y nos frustramos al ver que no los conseguimos tan fácilmente como aparecía en nuestra mente. Y es que, lo mas importante a la hora de marcarnos objetivos es que estos sean realistas. Es mejor desmenuzar el objetivo principal (en este caso hablamos del objetivo de bajas de los cuarenta minutos en una carrera de 10 k) en pequeños objetivos que vayan subiendo de dificultad progresivamente y de esta manera ir sintiéndonos satisfechos con la consecución de cada pequeña meta y con ganas de llegar a la siguiente. Sin embargo, luchar por algo que parece que no se acerca nunca hace que nos desanimemos y se nos pase por la cabeza la idea de que es una bobada seguir intentándolo.

¿Cuáles son tus últimos objetivos?

Posted on 15/02/2019 Home, Running, Entrenamiento, Consejos y... 381

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu