Flato

Flato

Estoy segura de que hace años (para algunos más que para otros), en clase de educación física, en algún momento has dicho eso de: “Yo no puedo seguir, ¡el flato!”. Pero no sólo eso, también de mayores es posible que hayamos sentido este desagradable dolor que nos impide seguir realizando cualquier actividad física.

La verdad es que todos hemos sufrido esta temida molestia pero casi nadie sabe por qué aparece. Hay algunas personas que son más propensas que otras a sufrirlo pero puede aparecer en cualquiera por lo que es recomendable saber cuándo aparece o si hay alguna manera para poder evitarlo.

Lo primero que se nos suele venir a la cabeza es: “No voy a beber agua para que no me de” “Igual he comido demasiado antes de hacer ejercicio y por eso me duele”. Pero, si te paras a pensarlo ¿te pasa siempre en las mismas situaciones? ¿sabes cuándo va a aparecer?

Después de muchos estudios se ha llegado a la conclusión de que no existen motivos válidos que puedan determinar las razones por las que aparece el flato. Aún así, aunque no existan pruebas evidentes en cuanto a la causa, pero son muchos los estudios realizados en torno a este problema. La mayoría están de acuerdo en desmontar la teoría de que el principal problema de que aparezca este dolor son los gases al contrario de lo que se ha estado pensando durante varios años.

Lo que está claro es que este dolor tiene alguna relación con el movimiento provocado por el deporte. Algunos estudios hacen referencia a que los músculos y ligamentos que unen el estómago al diafragma se tensan mas que con los movimientos habituales tirando hacia abajo probocando el dolor ya que el diafragma es el órgano más importante situado en la caja torácica que interviene en la respiración. Con esto se podría explicar que en cuanto más comemos o bebemos más posibilidades haya de sufrirlo porque el estómago pesa más al estar más lleno y estos músculos se tensan más.

También es posible que al tener el estómago lleno ya sea de agua o de comida, se irrite la membrana que envuelve a las vísceras de la zona abdominal llamada peritoneo y sea esto lo que cause dolor. Así como por problemas respiratorios debido al requerimiento masivo de oxígeno requerido por parte de los músculos al realizar cualquier actividad física (teoría que a mí no me termina de convencer ya que por esta razón debería aparecer siempre que realizamos dicha actividad, aún así es otra de las posibles causas que los científicos barajan sin llegar a una conclusión firme).

En realidad existen tantas teorías como científicos que se han parado a estudiar el tema pero estas que he mencionado son las razones más recurrentes a las que llegan de forma general. La verdad es que el flato podría ser un dolor multifuncional ya que podría ser derivado de diferentes razones sin tener una única causa (por ejemplo como un dolor de cabeza).

De la misma manera que no podemos saber la causa del dolor no somos capaces de resolver la duda de por qué unas personas son más propensas que otras a sufrirlo. Aún así hay una conclusión que indica que las personas con mala postura en actitud cifótica, es decir, aquellas personas que tienen tendencia ainclinarse hacia delante ejerciendo mayor presieón sobre la zona abdominal son más propensas a sufrir este misterioso dolor. Pero también un alto porcentaje de las personas que presentan excesiva rigidez en la zona del cuello presentan flato con mayor facilidad durante la práctica del ejercicio.

Lamento no poder resolver vuestras dudas sobre este curioso dolor pero ya sabes que no eres el único que desconoce el origen del flato.

Posted on 11/01/2019 Home 29

Blog archives

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu