Sales minerales y deportes de intensidad

Sales minerales y deportes de intensidad

Seguro que en alguna ocasión has probado a tomar algún tipo de suplemento deportivo sin apenas saber nada sobre él. Geles energéticos, barritas de proteína, aminoácidos, batidos sustitutivos… Puede que hayas leído algún artículo sobre algún suplemento, hayas visto algún anuncio o conozcas a alguien que está tomando cierto producto y te ha contado sus beneficios pero ¿sabes realmente para qué sirven? ¿Conoces cómo debes tomaras, o cuándo son mejores para consumir en tu caso?

Uno de los “problemas” con los que nos topamos es la gran cantidad de webs de suplementos alimentarios para deportistas sin una información real sobre lo que nos viene bien en nuestro caso, la ausencia de n vendedor especialista que pueda ofrecerte la mejor opción para cada momento hace que nos dejemos llevar por otro tipo de factores. La única información con la que contamos es con una descripción hecha por el fabricante en la que, leamos la que leamos, cada producto nos va a parecer más maravilloso y necesario que el anterior. Por lo tanto es fácil caer en el error de elegir empezar a tomar algún tipo de nutriente o vitamina (por ejemplo) sin saber muy bien por qué. O simplemente por probar.

Para proporcionarte un poco más de información hoy vamos a hablar de uno de estos suplementos en la alimentación de los que todos hemos oído hablar pero seguramente no tengas muy claro para qué sirven o que papel desempeñan para los deportistas. Estamos hablando de las sales minerales.

¿Qué son las sales minerales?

Para empezar debemos tener en cuenta que las sales minerales son esenciales para cualquier tipo de deportista, principalmente en aquellos deportes en los que se suda demasiado como los que incluyen ejercicios aeróbicos como correr o realizar un gran esfuerzo ya que contienen una gran cantidad de electrolitos que se pierden durante la sudoración especialmente en zonas o días calurosos.

¿Para qué sirven?

La causa principal que nos lleva a consumir sales minerales como suplemento alimenticio es evitar los temidos calambres musculares durante una competición o en medio de un entrenamiento intenso. Este complemento nos ayuda a aliviar el estrés muscular y reducir la fatiga durante ejercicios intensos de más de una hora de duración.

¿Cuándo las debes tomar?

Lo normal es que las sales minerales se consuman DURANTE el entrenamiento pero debemos tener en cuenta varias factores como la hora del día en la que salimos a correr, la estación del año en la que nos encontramos… además, por supuesto, de nuestra condición (si sudamos mucho o no). Si somos de las personas que tienden a sudar con facilidad sería aconsejable tomarlas también antes del entrenamiento e, incluso, después de llegar a casa.

Por ejemplo, en el caso de que consumamos las sales minerales en cápsula, lo aconsejable es que si el entrenamiento es intenso y va a durar más de una hora tomemos una capsula cada 30 minutos aproximadamente teniendo en cuenta de que siempre la debemos acompañar con un poco de agua.

¿Por qué están formadas?

Son un conjunto de minerales que podemos encontrar en grupos con pequeñas dosis de diferentes combinaciones junto a vitaminas dependiendo de las necesidades de cada deportista o de los objetivos como en los multivitaminicos. Pero también las podemos encontrar de forma aislada y consumirla individualmente lo que nos permite controlar la dosis de cada una y tomarlas de forma independiente en el momento más indicado. Algunas de estas sales y vitaminas son:

Potasio, sodio, silicio, magnesio, vitamina D, vitamina B12…

En próximos artículos explicaremos el uso de los principales minerales y vitaminas y podrás elegir cuáles son más indicados en tu caso.

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu