Running y niños

Running y niños

La Organización Mundial de la Salud recomienda que la actividad física diaria para un niño sea de, al menos, 60 minutos diarios con una intensidad moderada o alta, sobre todo de ejercicio aeróbico. No es necesario decir que el running es una buena opción para los niños ya que, además de que les ayuda a mantenerse en forma, tiene muchas otras ventajas tanto como para los propios niños como para los padres. Por ejemplo, ayuda a liberar energía, a mejorar sus motricidad y a estimular otras muchas habilidades fundamentales durante el desarrollo.

Quizás, si no estás metido en el mundo del running no se te haya ocurrido introducir a tus hijos en este deporte pero, si te gusta calzarte tus zapatillas de deporte y salir a correr te habrás dado cuenta que esta actividad no tiene límite de edad ni para los más pequeños ni para los mayores de las casas y que cada vez se pueden ver a más padres corriendo junto a sus hijos de cualquier edad.

Es verdad, como ya hemos hablado en muchas ocasiones, que para correr no sólo se necesitan unas buenas zapatillas de running que corran solas. Si quieres practicar este deporte sin riesgos de correr lesiones (o, al menos, reduciendo los riesgos en lo que está a nuestro alcance) necesitas tener una buena técnica de carrera así como seguir algunas recomendaciones de expertos o profesores. Esto es aún más necesario en el caso de los niños que, aún que se pasan el día corriendo de allá para acá y casi aprenden antes a correr que andar, si van a dedicarle varias horas a la semana a cualquier deporte, deben saber unas reglas básicas que terminarán adoptando de manera involuntaria.

Para que no se tomen este deporte como una obligación, es necesario que lo consideren como algo divertido y lo asocien siempre a situaciones positivas. Por eso los expertos suelen enseñar a los más pequeños las pautas básicas del running mediante juegos para poder practicar este y cualquier otro deporte sin riesgos y podrán incorporarlas a su vida diaria. Ya sea el deporte que sea, cualquiera va a producir en el niño un aumento de la autoestima y de la socialización, por eso se recomienda que todos los niños practiquen algún deporte en clases colectivas donde puedan aprender a interactuar con otro niños y a formar relaciones sociales.

Si lo que quieres es introducir tú mismo al niño en este deporte no recomendamos hacerlo como harías con una persona adulta: “ponte las zapatillas de correr que vamos a salir”. Te recomiendo que empieces utilizando juegos en los que el niño debe correr de manera voluntaria si quiere conseguir algo ya que, para ellos (igual que para muchos adultos) eso de correr por correr no tiene mucho sentido. El juego del pañuelo, el escondite, el pilla pilla o cualquier tipo de juego en el que el niño se divierta corriendo será una buena excusa para que vaya mejorando la coordinación, la resistencia y la velocidad.

Si por el contrario tu hijo te ve a ti salir a correr y es lo que él quiere hacer, sin juegos de por medio. Aguanta las ganas de llevártelo contigo y apúntale a una escuela de running donde le enseñarán todas las pautas necesarias y compartirá experiencias con otros niños de su mismo nivel. Puedes dejas las salidas de running en familia para un día en el campo o la montaña donde los más pequeños pueden enseñar al resto lo que han aprendido y demostrarlo mientras se divierten en la naturaleza.

Posted on 15/10/2018 Home, Running, Entrenamiento, Consejos y... 783

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu