Campeonas de fondo

Campeonas de fondo

Durante muchos años, las mujeres tuvieron vetada la participación en cualquier competición deportiva y, en concreto, en las carreras. Esta es la razón por la que apenas existe historia sobre corredoras femeninas en comparación con la cantidad de records masculinos que podemos encontrar a lo largo de los años.

Entre los años 1932 y 1956, los 200 metros de distancia eran los que terminaban con la participación de las mujeres en los Juegos Olímpicos. El resto de categorías y distancias sólo estaban abiertas para hombres. Que existan pocos datos sobre fondistas mujeres no quiere decir que, las que hay sean poco interesantes. De hecho, son mucho más sorprendentes y la historia del running cuenta con varias corredoras que han dejado una gran marca en este deporte.

En los juegos de Amberes celebrados en 1928, Karoline Radke una alemana que llevaba corriendo pocos años, partía como favorita en los 800 metros (una de las pocas pruebas en las que se permitía la participación de las mujeres). Radke batió su propio récord con un tiempo de 2:16:8 que tardó en ser superado 16 años. Las rivales llegaron a meta exhaustas. Altos cargos utilizaron estas imágenes de las corredoras llegando a duras penas para determinar que había sido un error abrir esta distancia a la categoría femenina ya que se consideró una prueba demasiado dura para las mujeres. A pesar de que los hombres llegaron igual (también cansados) a la meta en la misma prueba.

Otra mujer que ha marcado historia es Liudmila Bragina. Una corredora soviética que rompió su propio record 3 veces en los Juegos Olímpicos de Munich en el año 1972. Hizo record de tiempo en serie, más tarde lo mejoró en su semifinal y lo volvió a romper en la final con un tiempo de 4:01:38 en los 1.500 metros en categoría femenina que era la primera vez que se disputaba en una competición olímpica.

Los 3000 metros, una antigua prueba olímpica que estuvo vigente en 3 juegos: en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en el 84, en Seúl en el año 1988 y en 1992 en los juegos de Barcelona. Los 3000 metros existen ahora también en su versión 3000 m obstáculos desde hace pocos años. El record del mundo que aún está vigente en esta categoría lo tiene la rusa Gulnará Gálkina – Samitova consiguiendo un tiempo de 8:58:81 en los JJ OO de Pekín en el año 2008, celebración en la que se estrenó esta categoría.

Quizás la más famosa de las corredoras nos lleve 50 años atrás al año 1967 donde Katherin Switzer consiguió convencer a su entrenador y al resto de la sociedad que tenían más perjuicios que ganas. Ella sólo quería correr 42 kilómetros en Boston. Con su persistencia y siendo un ejemplo de lucha y superación consiguió el dorsal 261 en la prueba maratoniana incluso aunque las mujeres no tenían permitida la participación. Usando las iniciales KV Switzer para la inscripción, hizo creer a los organizadores que se trataba de un hombre más.

Ya que, por entonces, era impensable que una mujer pudiera correr tal distancia de forma competitiva, nadie le prestó atención a este dorsal. La competición de Boston llevaba siendo celebrada durante 70 años con categoría masculina únicamente. Después de salvar todos los controles, Katherin consiguió la meta en 4 horas y 20 minutos con los pies llenos de sangre y el ánimo por los suelos ya que, a lo largo de los kilómetros la intentaron frenar al descubrir que se trababa de una mujer y la abuchearon durante todo el camino. A pesar del malestar de la corredora, se convirtió en la leyenda que es hoy.

Posted on 15/10/2018 Home, Running, Woman 581

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu