Cómo y cuándo medir tus pulsaciones durante el entrenamiento

Cómo y cuándo medir tus pulsaciones durante el entrenamiento

Durante el entrenamiento, medir el pulso servirá de gran ayuda para mejorar nuestras marcas pero también para cuidar nuestro cuerpo y nuestro corazón. Esto es así porque el ritmo y la frecuencia cardiaca es un magnífico indicador de la condición física para ser conscientes de nuestro nivel de esfuerzo durante el ejercicio.

El corazón es el órgano más importante de nuestro cuerpo y también el más trabajador ya que no descansa en ningún momento. Es importante conocer el estado de este para saber cuál es nuestro nivel de estado físico, esto lo controlamos mediante la medición de los latidos del corazón por minuto, a esto nos vamos a referir de aquí en adelante como “ritmo cardiaco”. El ritmo cardiaco varía en función de la actividad física que realicemos siendo el pulso el reflejo de las contracciones del corazón (la sístole), el conjunto de pulsos durante un minuto obtenemos la frecuencia cardiaca de una persona.

En cuanto a los rangos considerados como normales en la frecuencia cardiaca hablamos de 72 pulsaciones por minutos en una persona sana en estado de reposo. Esto varía en función de factores como la edad y el estado físico de una persona. Por ejemplo, en un atleta, la necesidad de oxígeno en la sangre y en el cuerpo es mucho mayor por lo que el corazón tiene una mayor capacidad de bombeo que el corazón de una persona sedentaria haciendo cada bombeo más efectivo. Por lo que el corazón de un atleta necesita menos pulsaciones (pero más eficientes) para repartir el oxigeno necesario.

¿Dónde tomamos el pulso?

La forma más popular (y más efectiva) de medir el pulso es en la muñeca debajo del dedo pulgar lo que se conoce como pulso radial pero también podemos obtener la frecuencia cardiaca en el lateral del cuello encontrando la arteria carótida así como en zonas menos usadas como el pliegue del codo, en el tobillo interno, en la parte contraria de la muñeca debajo del dedo meñique donde el pulso es más débil, en la ingle o, incluso, entre el primer y el segundo metatarsiano del pie.

Para medir el pulso radial existen unos pasos simples:

  • Colocar las puntas de los dedos corazón e índice en la parte interna de la muñeca en línea con el dedo pulgar.
  • Hacer presión (ligeramente) hasta que sientas la sangre pasar por debajo de los dedos.
  • Ten a mano un reloj de pared, un cronómetro o el móvil con el temporizador a mano
  • Calcula el numero de pulsos que sientes mientras cronometras un minuto. También puedes contar las pulsaciones que notas durante los primeros 30 segundos y, después, multiplícalo por dos.

 

Independientemente de la zona que elijamos para medir el pulso es importante tener en cuenta que se debe hacer utilizando el dedo índice y anular ya que muchas veces se comete el error de usar el dedo pulgar y, debemos saber que, este dedo tiene su propio pulso y podría confundirse y dificultar la medición.

Medir el pulso durante el entrenamiento

Durante cualquier ejercicio que practiquemos, el cuerpo requiere mayor oxígeno que en reposo. El pulso se acelera y es necesario que el riego sanguíneo sea mayor hacia los músculos. Para medir las variaciones en la actividad cardiovascular lo más sencillo es controlar la frecuencia cardiaca antes, durante y después de la actividad física. Un dato muy importante que debemos conocer es que en cuanto mejor condición física tengas más rápido bajará el pulso post entrenamiento.

Pasos a seguir:

  • Calcula las pulsaciones antes de empezar el ejercicio.
  • Calcula las pulsaciones justo al terminar.
  • Calcula las pulsaciones justo un minuto después.

Cuantas más pulsaciones consigas bajar, más en forma se considerará que estás:

  • Si has recuperado menos de 30 pulsaciones, se considera baja forma.
  • Si bajas entre 30 y 40 pulsaciones es indicador de que no estás entrenando lo suficiente.
  • Si bajas 50 pulsaciones aproximadamente es buen indicador pero puedes mejorar
  • El nivel de condición física es bueno cuando has conseguido recuperar hasta 70 pulsaciones tras el primer minuto.

 

Obviamente, la frecuencia post entrenamiento nunca va a ser más baja que la frecuencia cardiaca normal. Para saber cuál es esta se recomienda medir las pulsaciones en reposo durante usa semana completa y hallando la media sumando las cifras y dividiéndolo entre 7.

Posted on 01/10/2018 Home, Entrenamiento, Consejos y... 161

Blog archives

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu