Adiós verano ¿adiós calor?

Adiós verano ¿adiós calor?

El termómetro empieza a bajar y los corredores empiezan a aflorar. Muchos de estas nuevas incorporaciones durarán sólo un par de meses a lo sumo movidos por los arrepentimientos de los excesos del verano buscando perder de forma milagrosas esos kilos de más que les acompañan en la vuelta al cole.

Otros muchos habéis resistido todo el verano como auténticos campeonas saliendo a altas horas de la noche para evitar los rayos de Sol e, incluso, luchando con el calor de media mañana para no perder el ritmo de entrenamiento. Sea cual sea tu versión o tu motivación para correr seguro que estás encantado de poder aprovechar de la luz del día y de disfrutar de un entrenamiento sin sufrir un golpe de calor. Per ¡cuidado! No te confíes. A pesar de que haga menos calor que estos últimos meses, las temperaturas siguen siendo altas aunque no lo parezca.

Los consejos siguen siendo los mismos que veíamos en las recomendaciones de running en verano. En primer lugar, y aunque parezca un consejo evidente que no hace falta decir, no me cansaré de aconsejar el hecho de que debemos evitar correr (y hacer cualquier tipo de deporte) en las horas centrales del día. Tienes dos opciones: madruga, ponte tus zapatillas de running y márcate un entrenamiento mañanero o corre antes de cenar, ideal para darte una ducha y dormir como un oso. Correr a mediodía o a primera hora de la tarde puede ser peligroso para tu salud pero es que, además, no conseguirás los resultados que esperas de tus entrenamientos y te sentirás frustrado, sobre todo si eres de los que dejaste los entrenamientos en vacaciones. Es posible que al volver pretendas estar en os niveles que lo dejaste (o similar) pero debes tener en cuenta que las condiciones ambientales (en este caso el calor) influyen en nuestra resistencia y capacidad.

Si tu trabajo o tu situación no te permite salir a correr en las horas recomendadas hazlo de forma suave y con cuidado. Sigue protegiéndote aunque en septiembre los rayos de Sol parezcan más débiles. Usa protección solar y protege tu cabeza y tus ojos pero, sobre todo, mantente muy bien hidratado antes, durante y después de la carrera. Muchos iniciados en este deporte tienen la creencia que beber antes o durante el entrenamiento les sentará mal pero no es así. Perdemos mucho agua y minerales en cada carrera y debemos recuperarlos si no queremos empezar a tener calambres musculares o síntomas de deshidratación. Si te duele el estómago o te encuentras revuelto cuando bebes intenta dar sorbos pequeños que sirvan para mojar tus labios e hidratar tu boca cada poco tiempo.

Si eres corredor amante de las competiciones y tienes alguna cerca plantéate tus objetivos principales. Mantener un estado de competición durante toda la temporada no suele dar buenos resultados. Elige tus carreras primordiales, esas en las que llevas pensando todo el año y no te fuerces con el resto. Si necesitas descansar haz caso a tu cuerpo . Nunca es una buena opción salir con un dorsal cada domingo ya que debes detenerte a analizar el esfuerzo al que estás sometiendo a tu cuerpo.

Esta época es un buen momento para ello. Piensa si tu cuerpo está sufriendo más de lo que debería y se realista. Quizás sea el momento perfecto para darle un descanso y empezar la nueva temporada con más energía. Si llevas muchos meses rindiendo al máximo y, además , has entrenado durante el verano con todo lo que eso conlleva, evalúa las consecuencias de todo ello sobre tu esqueleto, tus músculos pero también sobre tus órganos ¿lo habías pensado?

Descansar no significa quedarse en casa tirado en la cama. Es un buen momento para practicar un descanso activo, pero… ¿en qué consiste esto?

 

Hablaremos sobre el descanso activo en el próximo articulo ¡atentos!

Posted on 17/09/2018 Home, Running, Entrenamiento, Consejos y... 199

Blog archives

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu