Running en verano

Running en verano

Sois muchos los que, en pleno agosto, llenáis las calles y caminos de cada ciudad sin plantearos ni un momento la opción de dejar de salir a correr en verano. Otros muchos intentamos huir de calor y sólo salimos a la calle en las horas que el Sol nos da una tregua. La primera hora de la mañana y, por la tarde, cuando empieza a atardecer, podemos ver mucha más gente por la calle en estos meses de verano. Existe un tercer tipo de personas: las que se olvidan del running (y del deporte en general) y vuelven a retomarlo en septiembre con la vuelta al cole.

Si eres del primer grupo, esos que no van a dejar de correr por nada en este planeta, este artículo es para ti. Ya hablamos sobre ciertas cosas que deberías saber y tener en cuenta antes de calzarte tus zapatillas de running y salir a recorrer las calles en un post anterior. Durante los siguientes días plantee la pregunta en redes sociales (@asidebien) de qué consejos recomendabais al resto de aficionados al running. Hoy he recogido todos los consejos y los he recopilado para traéroslos aquí.

Consejos para correr los días de Sol:

 

Usa protección solar

Aunque la zona o el día que decidas salir a correr no haga demasiado calor (no recomiendo a nadie de salir en horas punta ni en días demasiado calurosos), el Sol está presente aunque sea detrás de las nubes. En las horas en las que está alto y los rayos caen más directos es necesario usar protección solar en las zonas expuestas. Aunque no vayamos a plantarnos con una toalla en la playa a broncearnos, debemos tener en cuenta de que la exposición al Sol es la misma aunque estemos en movimiento y la piel de las zonas que tienen contacto directo corren peligro de quemarse.

Utiliza gafas de Sol

De la misma manera que nuestra piel puede estropearse durante los entrenamientos al Sol, los ojos también sufren las radiaciones y debemos protegerlos. Salir a correr con los ojos al descubierto puede provocar dolor de cabeza además de problemas en la vista a largo plazo. Podemos encontrar gafas de Sol especiales para running que se sujetarán mejor para molestarnos lo menos posible. En un principio suelen resultar incómodas si no estamos acostumbrados pero, nuestra vista nos lo agradecerá.

Baja la intensidad

No sólo nuestra condición física influye en las marcas y en los entrenamientos. Muchos factores externos hacen que las carreras den mejor o peor resultado y uno de estos factores es el calor. En la época de verano debemos dejar de lado los cronómetros y los gps ya que los entrenamientos deberán ser menos intensos y por lo tanto el ritmo se verá afectado. Un sobreesfuerzo a altas temperaturas puede traer consigo trágicas consecuencias para nuestra salud así que si no quieres interrumpir tus entrenamientos en épocas de verano, sigue con ellos pero con moderación. En otoño seguiremos en plena forma para mejorar los tiempos y añadir intensidad a nuestra carrera.

Reduce el calentamiento

 

En invierno, salir a la calle y torcerte un tobillo mientras bajas del autobús para ir a trabajar puede hacer que sufras un esguince que te acompañe todas las navidades. Sin embargo, en verano las articulaciones (y todo el cuerpo) está más caliente. El calentamiento de 20 minutos que realizábamos en febrero para poner el cuerpo a tono antes de empezar el entrenamiento ahora podrá ser menor: nunca inexistente. Debemos conocer y evaluar el entrenamiento que tenemos por delante y calentar en función a él.

El debate vuelve a abrirse en las redes, queremos saber qué cambios sufre tu entrenamiento en verano ¿estamos preparados para septiembre?

Posted on 20/08/2018 Home, Running, Entrenamiento, Consejos y... 967

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu