Trekking por sorpresa ¿qué hacemos?

Trekking por sorpresa ¿qué hacemos?

Nos encanta hacer deporte, entrenamos todas las semanas por las calles de la ciudad pero… cuando nos proponen salir al campo un domingo cualquiera no sabemos qué hacer.

Correr por la ciudad o por los caminos de alrededor no tiene nada que ver con hacer una travesía por el campo. El terreno es inestable, encontramos subidas y bajadas, diferentes terrenos en pocos metros, podemos encontrar agua…

Muchas veces las salidas al campo se convierten en una verdadera carrera de obstáculos. Hoy vamos a dar unas pautas muy simples que nos ayudarán a afrontar cualquier tipo de improviso cuando nos toca afrontarnos a… ¿¡quién sabe!?

Para empezar, puede que la cita ya esté fijada pero justamente ese día no nos encontremos en plenas condiciones. Bien podemos encontrarnos indispuestos o directamente haber sufrido alguna molestia en las articulaciones. Pero, si no es nada grave, no tenemos porqué quedarnos en casa. Estamos hablando de pasar un día de ocio en la naturaleza y no de una carrera en la que tengamos que cumplir unas marcas por lo que, aunque no estemos muy católicos podemos disfrutar de una aventura con amigos en medio del campo.

Si nuestro problema se encuentra en alguna de las rodillas optaremos por una rodillera. Lo aconsejable cuando usamos estas sujeciones es utilizar mallas piratas que permitirán una mayor sujeción. A veces necesitaremos vendarnos, en este caso evita el esparadrapo ya que seguramente termines perdiéndolo, si usas vendas de tela podrás sujetar un extremo con el otro e ir modificándolo si te molesta a medio camino sin necesidad de llevar el esparadrapo encima cada vez que te quieras quitar el vendaje.

En el caso de los tobillos, tobillera. Igualmente protegida por encima, esta vez con unos calcetines altos (yo siempre recomiendo calcetines altos para proteger los tobillos aunque no tengamos ninguna lesión ya que puede impedir heridas, rozaduras y, además, mantiene el tobillo en una temperatura adecuada impidiendo que se quede demasiado frío y suframos lesiones musculares). En este tipo de escapadas, los calcetines altos también nos alejarán de las piedrecitas o arena que se pueda meter entre el calcetín y el pie.

A la hora de elegir zapatillas para estos días tienes que fijarte siempre en la suela. Una suela especial de trail con una buena adherencia a los terrenos es siempre la mejor opción. Si vas con alguien que conoce el camino y te recomienda zapatillas de tacos… no te la juegues. Existen modelos de zapatillas de outdoor asequibles a todos los bolsillos y nunca está de más tener un par para estos casos. La amortiguación no tiene tanta importancia como la sujeción pero es algo que no podemos obviar. Las irregularidades de los diferentes terrenos así que la suela debe ser flexible para adaptarnos a todo lo que se nos ponga por delante.

Otro consejo que ya he mencionado antes es llevar los tobillos tapados. Siempre prefiero cubrir esta zona con calcetín alto en vez de con mallas largas. Los calcetines los podemos subir y bajar mientras que las mallas, aunque nos molesten, no tienen mucho rango de movimiento. Las medias de compresión en este caso no son tan necesarias ya que, como norma general, hacemos paradas continuamente y podemos utilizarlas para relajar los gemelos y las piernas en general. Puedes llevarlas pero si se te mojan no se secarán hasta que no te las quites y tienes más probabilidad de arrastrar barro o engancharte con algún tipo de planta.

Como en cualquier situación nueva, nunca es recomendable estirar. Es posible que la ropa y el calzado que vayas a utilizar para estas ocasiones no sea algo que uses a menudo pero, al menos, ponte las zapatillas de trekking unos días antes para dar un paseo o estar por casa para asegurarte que no te van a hacer daño a medio camino.

¿Qué concejos nos dais para estos días en los que no sabemos lo que encontraremos por delante?

Posted on 20/08/2018 Home, Entrenamiento, Consejos y... 901

Blog categories

Blog search

Visto recientemente

No hay productos

Menu